A menudo vemos en televisión casos extremos en los que ocurren emergencias sanitarias. En situaciones extremas, es necesario aplicar principios de la atención psicológica con los pacientes y las víctimas. Puede tratarse de accidentes, guerras, catástrofes naturales, etc. Desgraciadamente el ser humano aún no ha desterrado las guerras como método de diplomacia y las catástrofes naturales siguen estando a la orden del día, a menudo como consecuencia del cambio climático.

En estos casos solemos ver a víctimas indefensas, que en algunos casos lo han perdido todo. Es importante plantearse qué siente una persona que solo ha podido salvar su vida. Es lógico que los profesionales se pregunten cómo tratarla o cómo enfocar su dolor. Algunos trabajadores de la sanidad pueden llegar a entrar en contacto con estos pacientes y, por tanto, deben de estar formadas al respecto.

En este post veremos algunas de las claves que ofrece la psicología tradicional para superar este tipo de desgracias que suelen verse acompañadas de emergencias sanitarias.

¿Qué es la psicología en emergencias?

Se trata de una rama de esta ciencia que estudia los comportamientos y reacciones de las personas o grupos en casos de emergencia sanitaria. La idea es atender a estas personas, que pueden sufrir daños a nivel personal antes, durante y después de los hechos traumáticos. Lo ideal es que sean atendidos por profesionales especializados en este tipo de situaciones extremas.

Tanto los profesionales cualificados como el resto de empleados sanitarios y voluntarios deben de tener una mínima formación que les permita atender correctamente a las víctimas. La óptica actual busca ofrecer ayuda, sin dañar la autoestima de la persona y cuidando siempre de los aspectos más delicados de su salud mental. Sabemos que algunas de las sensaciones experimentadas durante este trance pueden acompañar al paciente toda su vida.

Los psicólogos especializados en esta materia deben saber transmitir al resto del equipo las claves de la atención a nivel psicológico. Se trata de una combinación de psicología médica, educativa, de la salud y psicofisiología que debe dar resultados, o al menos evitar efectos adversos. Al tratarse de emergencias que abarcan a comunidades enteras, es importante incorporar la psicología organizacional y social. Estas doctrinas han servido para formar el cuerpo teórico con el que profesionales de las emergencias se forman cada día. Algunas circunstancias desagradables que hemos vivido como sociedad nos han hecho darnos cuenta de la necesidad de incorporar este enfoque en las intervenciones.

Aspectos principales que se tratan en emergencias sanitarias y papel del especializado en psicología

Como hemos mencionado anteriormente, este tipo de intervenciones se caracterizan por una visión multidisciplinar. Esta incluye elementos de distintas ramas de la psicología, para ofrecer un enfoque práctico, pero también orientado a la mella psicológica.

La acción principal de los especialistas en atención psicológica se suele centrar en varios ámbitos. Hablamos de primeros auxilios psicológicos, casos de fallecimientos de allegados y desmovilización de pacientes que necesitan intervenciones complejas. La gestión de evacuados y atención social a comunidades son rasgos típicos de la atención a grupos de víctimas. Estos profesionales también deben colaborar en la elaboración de los planes de superación mental del hecho, ya que constituyen la atención primaria de los damnificados. En todo momento deben aplicar los principios de la atención psicológica.

En estos casos, el especialista debe estar preparado a nivel psicológico y emocional, ya que se enfrentará a contingencias de todo tipo. Es una especialidad que requiere gran vocación, por lo que los propios psicólogos de emergencia advierten de que no cualquiera puede ayudar en estas condiciones. Sin embargo, con la preparación adecuada, profesionales de emergencias sanitarias podrán atender mejor a nivel psicológico.

atención en emergencias

La actitud del profesional en emergencias sanitarias

La presión y la vulnerabilidad del profesional sanitario es patente en estos casos, por lo que se requieren personas fuertes de carácter y con abnegación respecto a este servicio. El profesional de esta rama debe poseer aptitudes sociales y técnicas de comunicación que le permitan empatizar y comprender al paciente.​ Esto le será útil a nivel individual, pero también son necesarios conocimientos sobre comportamientos colectivos. Esto es debido a que estas emergencias a menudo involucran a grupos enteros. Su conocimiento de atención en emergencias será indispensable y condición sine qua non para participar en estas labores.

La persona que hace el papel del psicólogo debe comprender la situación personal del paciente y darle la sensación de protección y confianza. También debe de estar preparado para recibir reacciones adversas e incluso agresividad. Estas actitudes entran dentro de las frecuentes en estos casos. La principal cualidad de un profesional con capacidad de atender psicológicamente es su templanza. El paciente o los pacientes deben verle como una figura atenta y empática, pero también con capacidad de abstracción para resolver problemas.

La actuación de los profesionales sanitarios estará siempre acompañada de una pragmática aplicación de los principios de la atención psicológica. Como ya sabemos, la salud de las personas también tiene una vertiente mental.

 

*/MENÚ MOBILE*/